¿Podemos analizar la personalidad con base a rasgos faciales?

Podemos analizar la personalidad con base a rasgos faciales fondo

¿Podemos analizar la personalidad con base a rasgos faciales? Esta duda nos debe importar porque quizá un día alguien haga un análisis así de nuestra propia personalidad. Lo que no es poco importante.

Hace algunos días apareció una foto de un personaje famoso que fue detenido. Y con ella, aparecía un análisis de su personalidad con base a sus rasgos faciales. Personaje que no interesa aquí analizar.

Bueno, uno de nuestros colegas, sencillamente estalló y señaló que esto es una tontería. No explicó mucho, solamente dijo eso, que era una sandez.

El problema de este tipo de "ANÁLISIS" que se hacen de la personalidad, ¡es que se hacen sin siquiera conocer cómo se comporta, solamente con ver una foto!

¿Podemos analizar la personalidad con base a rasgos faciales? No, pero esto tiene sus orígenes en la Frenología.

Pero aquí el propósito es decirte no solamente porque es poco profesional. Que incluso es peligroso hacer tales afirmaciones sin fundamento. Lo primero que queremos advertir es el carácter pseudocientífico de estas prácticas. Uno de los pilares de éstas es la frenología:

La frenología (del griego: φρήν, fren, «mente»; y λόγος, logos, «conocimiento») es una antigua teoría pseudocientífica. Sin ninguna validez en la actualidad, que afirmaba la posible determinación del carácter y los rasgos de la personalidad, así como las tendencias criminales. Esto basándose en la forma del cráneo, cabeza y facciones.»

En una escena de «The Simpsons» podemos ver la mofa que se hace a este tipo de prácticas.
hqdefault

«Tiene la clásica curvatura craneal del criminal de carrera.» Dice el Sr. Burns.

El señor Smithers le contesta: «Señor, la frenología se rechazó hace 160 años.»

Terapia psicológica fundamentada

Si lo que quieres es analizar tu personalidad, tu forma de ser. O modificar algún aspecto de ella, mejor toma una terapia con fundamentos científicos.

Así, la frenología tiene sus sus derivados. Uno es la personología. Otra pseudociencia que asume una supuesta existencia de correlaciones entre la apariencia física de una persona y su comportamiento, personalidad y carácter moral.

Por ejemplo:

Si tiene cabello grueso, se presume que es una persona poca sensible. Si tiene el cabello fino, es muy sensible. Si lo tiene enrulado, entonces es tacaño.

Si lo anterior no te suena a patraña ya desde este momento, bastará tomar varios, cientos, de casos donde personas de pelo grueso muestren sensibilidad ante varios eventos. O que no son tacañas. Y basta que revises tu propia historia o la de tus conocidos para percatarte de ello.

Podríamos citar muchos más casos donde hacen afirmaciones de este tipo. Las cuales van desde suponer que las personas de ojos rasgados son «x» cosa y demás insensateces que no son otra cosa que prejuicios.

¿Podemos analizar la personalidad con base a rasgos faciales? El peligro de creer que sí se puede.

Ahí radica el peligro de tales prácticas: discriminar a las personas con base a sus rasgos físicos sin antes conocer cómo se comporta dada su historia individual. Sin saber cuáles son sus creencias. Ignorando su contexto histórico-cultural, etc. Si aplicamos dichas prácticas, estaríamos regresando a los tiempos donde la gente es juzgada, sin conocerla, solamente por su aspecto.

Entonces, NO, es la respuesta a la pregunta: ¿Podemos analizar la personalidad de las personas con base a rasgos faciales? Es una práctica sin fudamento empírico, pseudocientífica e incluso discriminatoria.

¿Entonces, cómo podemos analizar científicamente la personalidad?

Primero, hay que decir que existen muchas teorías que tratan el tema de la personalidad, no revisaremos aquí cuáles son todas. Pero sí decimos que no todas son científicas, ejemplos de ellas son el psicoanálisis, el humanismo, entre otras.

Las que sí son científicas, podemos encontrar el conductismo y el interconductismo. Ésta última, es la teoría a la cual nosotros nos adherimos.

Desde una teoría interconductual, podemos entender lo psicológico como la evolución de las interacciones de un organismo íntegro (personas, entre ellos) en su medio ambiente físico, biológico, ecológico y social.

Para conocer la personalidad de alguien, hay que revisar la manera en cómo ha evolucionado históricamente su comportamiento en los diversos momentos de su vida. El rostro no nos puede revelar eso.

En la siguiente liga, puedes encontrar información más técnica acerca del concepto de personalidad desde el interconductismo: http://ojs.revistainteracciones.com/index.php/ojs/article/view/78/html

El estudio de la personalidad es apasionante y basto. Y es importante empezar reconociendo que existen teorías científicas que lo abordan. Otras que arman sus explicaciones con prejuicios y creencias obsoletas. Busca y pregunta por el fundamento de cada una de ellas, para evitar que te engañen.

Creemos que justamente las pseudociencias siguen existiendo por la desinformación y muchas personas caen fácilmente en las manos de charlatanes (como los analistas del rostro) por ello, te invitamos a seguirte informando, mientras nosotros seguiremos brindando información acerca de este y otros temas para que puedas blindarte y protegerte de los timadores con conocimiento.

¡Hasta la próxima!

En el blog podrás encontrar otros temas que hablan de la personalidad, trastornos mentales y otros desde este punto de vista, de manera amable para el público en general. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *