¿Por qué atraigo al mismo tipo de personas en mi vida?

¿Por qué atraigo al mismo tipo de personas?

Alguna vez te has preguntado ¿por qué atraigo al mismo tipo de personas en mi vida? por ejemplo terminas una relación y de repente, no sabes como terminaste en otra exactamente igual. Ya sea con patanes o personas «tóxicas» el punto es que siempre hay algo similar que no sabes como pasó.

Si te ha pasado, este blog es para ti, aquí vamos a desmentir muchas cosas que seguramente has escuchado como: «si vibras de una forma lo atraes» «tienes que aprender algo con ese tipo de personas (como desbloquear un nuevo nivel, supongo)» hay otras más como: karma, destino, compatibilidad de signos, algo relacionado con tus padres, etc.

Pero, no solo vamos desmentir sino intentaremos explicar por qué sucede desde una postura no cómica, mágica, musical.

El aprendizaje es algo tan básico para el ser humano como respirar, las relaciones que hacemos entre algunos estímulos son fundamentales para adaptarnos al medio y por ende, sobrevivir.

Hablar de aprendizaje quitará muchos mitos mencionados antes del por qué «atraes» ese tipo de personas en tu vida y verás como se relacionan los temas con el siguiente ejemplo:

Si vas a unos tacos y te gustaron, seguramente regresarás a ese lugar o bien, volverás a comer tacos. Los tacos tienen muchísimos estímulos, uno de ellos es el aroma y ¿a quien no le ha pasado que con solo oler taquitos ya se antojan? creo que a varios de nosotros.

Ahora bien, ahí hay una relación, el aroma de los tacos alguna vez estuvo asociado con el sabor y el sabor a su vez con la satisfacción de haber comido tacos; espero que todo vaya claro hasta aquí.

En las relaciones amorosas no hay muchas diferencias, pero sí es más complejo el asunto. Piensa en qué tipo de personas te gustan, qué características tienen o debe tener alguien para gustarte, aunque no lo creamos tenemos un «estereotipo» definido, ahora ¿sabes por qué te gusta ese tipo de persona que definiste? ¿de donde aprendiste que eso era «la pareja ideal»?

Seguramente verás que en gran medida son estereotipos que se comparten como sociedad, pero si pensamos solo en tu caso en específico, puede que alguien te llame la atención solo por la loción/perfume que usa (exacto, como los tacos) y esto es porque alguna vez ese estímulo estuvo emparejado con algo que disfrutaste repetidas ocasiones.

Resumiendo, no es coincidencia que elijas personas similares, ni llegan porque el destino así lo quiere, lo que pasa es que discriminas ciertos estímulos y le pones más atención a esas personas que a otras.

Veamos otro factor que también influye en que todas tus relaciones tengas personas similares.

Es más fácil hacer lo que sabemos hacer

Un día un amigo me preguntó: ¿A las aves les gusta volar o vuelan porque es lo que saben hacer? y en ese entonces me dio una explicación bastante detallada e informada, pero aquí les va una explicación un poco más chabacana y que tiene mucho que ver en el entender por qué mantenemos relaciones con personas similares.

Tendemos a repetir aquello que se nos facilita, nos sentimos más cómodos cuando hablamos de un tema que manejamos a la perfección, cuando cantamos la canción que nos queda increíble en el karaoke, etc.

Aquí hablaremos de un par de mitos mencionados al inicio -buscas algo de tu padre/madre en tu pareja- o -tienes que aprender algo con este tipo de personas-.

Si los primeros años de tu vida los pasaste junto a tus padres, creciste con ellos, con su forma de relacionarse entre ellos como pareja, sus formas de ser y aprendiste a interactuar con ellos, no dudo que hasta les «tomaste la medida» a tus papás.

Podríamos decir que te podría resultar más sencillo y sería mucho menos esfuerzo interactuar con personas similares a tus padres, no porque tengas un edipo no resuelto, sino por tu historia de aprendizaje.

No desaprendemos pero aprendemos más

Es cierto que no podemos «desaprender» pero podemos ampliar nuestro repertorio conductual, es decir, aprender a relacionarnos de otras formas, hablar con personas con las que comúnmente no lo haríamos, aprender otras formas de amor, de resolver conflictos.

Recuerda que esto es parte de lo que se hace en terapia, si ya no quieres seguir relacionándote con personas que no te convienen o hasta la fecha no te han traído nada bueno, cambiar con ayuda es mejor.

No somos imanes y no atraemos cosas, menos personas

Nos han intentado convencer de que atraemos a las personas, obvio para vendernos terapias de descodificación, cerrar ciclos, vibrar diferente y esas cosas; pero analicemos un poco, si viéramos una persona que tiende a quejarse por todo ¿qué personas se van a sentir cómodas escuchándole? y no caigamos en la respuesta de «nadie» porque seguro hay personas que estarían a gusto escuchando, eso dependerá seguro de cómo aprendió que es el amor, el escuchar, el estar con alguien.

Entonces no atraemos personas como si fuéramos un «imán de patanes», elegimos, solo que hay comportamientos tan automáticos que ya no nos detenemos a analizarlos, solo dejamos que pase.

Espero que te haya gustado este blog y sobre todo que hayamos podido desmentir un poco esos mitos y enseñarte algunos principios básicos de comportamiento.

Para ser sincera, creí que sería un tema sencillo pero al ir escribiendo veo que seguro quedarán muchas dudas y cosas que quizá hizo falta explicar más, recuerda que puedes escribir tus dudas ya se aquí o en Facebook.

De todas formas recuerda que habrá un live el viernes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.