Recomendaciones para combatir la celotipia. Ver su facebook me encela.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Ver su facebook me encela.

Te metes a facebook y ya te da miedo porque entras al perfil de tu pareja y sabes que te vas a poner celoso(a). Lo peor, es que ya está afectando tu relación. Bueno, por eso en esta nota te daremos «recomendaciones para combatir la celotipia.»

¿Te identificas con lo siguiente?

Antes de darte «Recomendaciones para combatir la celotipia.», queremos dar un poco de contexto.

Ya van varias semanas desde que empezó la cuarentena. No sabes exactamente qué está haciendo tu pareja. ¿Otras personas le hablarán… le escribirán mensajes tiernos, que le dan consuelo… un mejor apoyo que el tuyo? ¿Se sentirá mejor comprendido(a) por esas personas: serán más atractivas que tú?

Te inquieta esa idea, te aterra el hecho de que no puedes evitar que miren a tu pareja, que otros bajen su foto, que le den «me gusta» o hasta «me encanta». ¿Por qué lo hacen, qué no saben que es tu pareja? ¿Por qué te quieren robar a la persona que amas? Piensas en secreto y luego lo haces abiertamente:

Luego, te platica que le habló alguien, una fulana, un tipo… alguien más atractiva o más guapo… mejor que tú... eso piensas, pero no lo dices.

Mientras te cuenta y lees sus mensajes, rechinas tus dientes, te sumerges en esa emoción: celos. Te recorre un sudor frío… hace calor, pero tú sientes un aire frío cada que te dice:

«Me escribió, fue tan amable conmigo…, ¿sabes? Es alguien muy importante en mi vida. Ojalá un día la puedas conocer.»

Recomendaciones para combatir la celotipia. Celos, dolor

«Sí, seguro.» Contestas por amabilidad, pero sientes un dolor en el estómago con la sola idea de que tu pareja tenga sentimientos de cariño por alguien más, alguien que no eres tú, alguien mejor y más atractiva… ¡Qué desesperación: se alegra porque alguien más le habla, y ese alguien no soy yo!

Y no puedes estallar, ya antes te ha dicho que tus celos le lastiman… que te dejará si no dejas de alterarte. No más mensajes por hoy…

Son las 2 AM, no puedes dormir. Revisas su facebook, ves quién le dio «me gusta» a su foto, sigues su historia, ves si tienen algo más, algo más profundo… Lees conversaciones, piensas lo peor… Pero no hay algo, realmente no hay… pero seguro se gustan, ¿si no, porqué hablan tanto? Seguro hay algo entre ellos, LO SABES PORQUE LO SIENTES.

Inmediatamente le quieres escribir, reclamar, destruir la existencia de esa otra persona… ¡TIENES CELOS! Tu cabeza estalla, no sientes otra cosa que ese horrible sudor frío, esa sensación desagradable al saber que tu pareja sonríe cuando alguien más le habla y lo disfruta. Lo sabes, porque te lo ha contado.

Pero nadie te ha dado: «Recomendaciones para combatir la celotipia.»

Recomendaciones para combatir la celotipia. Frustrada

Tu problema es que tienes mucha SEGURIDAD en tu forma de pensar: ¡Espera, ¿no que los celos son por inseguridad?!

No, es un mito bastante tonto pensar que los celos es por inseguridad.

Básicamente si tú, sin ningún fundamento, aseguras que tu pareja te engaña y eso te lleva a tener celos, entonces TÚ ESTÁS MUY SEGURO DE LO QUE PIENSAS. 
despacio cerebrito

Entonces, no, no es la inseguridad el problema, es la manera en cómo estás dando fundamento a lo que crees de manera TAN SEGURA, SIN EVIDENCIA.

No hablamos de personas que han sufrido una infidelidad, esas por su historia, seguro tienen esa razón para dudar…

No, aquí hablamos de personas que sencillamente por ver una conversación (donde no dicen que se aman los dos, donde no se quedan de ver para tener relaciones), o percatarse de un «me encanta» de alguien en la foto de su pareja, ya la acostaron con esa persona. ¿Cómo? Pues sencillamente armaron una microhistoria.

Microhistorias de celos.

  • «Le dio me encanta. ¡Quiere tener sexo con mi pareja!»
  • Se dicen te quiero… ¡son amantes!
  • Me dijo que le parece guapo(a) su amiga…, ¡quiere ponerme el cuerno!

No necesitamos teorías elaboradas, una enfermedad mental o ser inseguros para tener celos.

Nos basta construir esas microhistorias con un evento de la realidad, donde nuestra pareja se relacione de algún modo con alguien y conectarlo con una afirmación SIN PRUEBAS para sentir celos.

¿Cuáles son las pruebas? Ninguna. Un hecho, una afirmación sin fundamento y ya está: el cóctel de los celos.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Número uno: Cuestiónate.

Hazte un par de preguntas muy concretas y no afirmes cosas sin tener todas las pruebas:

¿Qué pruebas irrefutables, no microhistorias, tengo de que mi pareja está pensando en engañarme, que está teniendo una aventura?

Ojo, no decimos que haya cosas que tu pareja haga y te tengan que agradar del todo, que incluso le puedas comentar tu incomodidad … pero piensa bien, cuestiónate, si eso que estás sintiendo está fundamentado, si en un hecho real.

Si no quieres destruir tu relación por tus celos, comienza por hacerte estos cuestionamientos. Porque si no los controlas, lo más seguro es que sí puedas hartar a tu pareja con tus celos.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Número dos: habla de lo que te incómoda pero sin acusar.

Quizá no te gusta que suba fotos tu pareja en poses provocativas, o sin camisa mostrando su cuerpo, quizá no te gusta que otros le den «me encanta».

Entonces, primero divide las cososas:

1) ¿Lo que hace tu pareja es lo que desagrada?

Entonces, primero habla contigo y ten mucha claridad respecto a qué te molesta antes de decírselo. ¿Te gustaría que te acusarán de algo que no has hecho? No, claro que no. Ten cuidado en afirmar cosas sin tener todas las pruebas, porque si tu objetivo es conservar a tu pareja, atacarle sin evidencias puede justamente lograr lo contrario: que se enoje, se canse y te deje. Puedes decirle algo así (son solamente ejemplos, habría que adaptar el tuyo a tu situación):

«No me gusta que otros(as) te vean así, no estoy diciendo que me quieras engañar. Me incomoda que subas esas fotos, no me encanta que otras personas te vean así, me gustaría que solamente yo pudiera verte así.
O: No, no me gusta que le digas bebé o te amo, a tus amigas, me hace sentir incómoda porque son cosas que creo que solamente las parejas se dicen.»

Y tu pareja tendría todo el derecho a decirte que no va a cambiar su conducta, quizá te pudiera entender y evitaría hacerlo. Pero si no lo hace y te sigue incomodando, el tema sería ahora en que tienen una forma diferente de concebir cómo deben comportase en las redes sociales siendo pareja. Y tendrás que pensar, a corto y largo plazo, si te vas a sentir cómodo con ello. Ya no es un tema de si te engaña o no. Si no, de una característica suya que no te agrada y tendrás que evaluar si es lo suficientemente incómodo para ti como para dejar la relación.

2) ¿Es la conducta de los otros lo que te incómoda?

Odias esos me encanta, que le escriban: te ves súper bien, qué guapo, qué hermosa, etc. Bueno, ahí más bien en lo que tienes que concentrarte es si tu pareja hace algo como para responder a esos coqueteos y llevarlos a un nivel de acercamiento. Pero, básicamente, tu pareja no puede evitar lo que los otros hacen, solamente si responde a los otros(as). Por eso, pon las reglas del juego claras.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Número tres: genera acuerdos.

Todos los juegos, donde te has divertido, tienen reglas. De qué se vale hacer y qué no se vale hacer. De lo contrario, no se divierte uno.

Imagina que estás con tu tablero de ajedrez y llega tu compañero(a) de juegos y te avienta un balón de soccer. No tendría sentido y sería molesto.

Igualmente en las relaciones, no des nada por sentado, nunca pienses que lo que tú crees que es obvio que no se debe de hacer, como NO decirle te amo a un amigo(a) porque eso no lo hacen los novios comprometidos con sus parejas, el (la) otro(a) ya también lo sabe y es obvio.

Define junto con tu pareja qué reglas van a seguir, qué se vale y qué no se vale, para que puedan pasársela bien, para que no haya malos entendidos, para que en caso de que uno se equivoqué no quede lugar a dudas de porqué fue y qué deben cuidar. Así se la pasaran más divertidos, más claros, porque no habrá lugar a confusiones.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Número cuatro: controla lo que puedes.

¿Qué puedo hacer para evitar que mi pareja me engañe? Nada. No se puede controlar lo que ella hago, solamente lo que tú hagas.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Número cinco: haz tu parte.

¿Qué puedo hacer para que mi relación de pareja sea exitosa? Hacer el 50% que te toca.

Si tu pareja decide engañarte no podrás hacer nada, no puedes estar todo el tiempo a su lado ni cuidar a todos los que se le puedan acercar. No eres todopoderoso(a).

Te toca ser una persona que se quiere, que se respeta, que hace sus cosas, que se desarrolla, que… pues esa persona que eres, que mostró esas cualidades maravillosas que tu pareja vio cuando te conoció y por ello se enamoró de ti.

Y claro, tener detalles, pensar en su bienestar, en el tuyo, enamorarla(o), respetar sus acuerdos, buscar que se sienta a gusto y tú sentirte a gusto.

En fin, hacer tu parte y dejar que ella o él, hagan su parte.

Hacer tu parte, no te asegura que no te engañen o dejen, te asegura ser la mejor pareja que puedas ser y que se piense dos veces (o más) el siquiera dejar que personas ajenas a la relación le coqueteen, ya no digamos que los busque.

Que tu forma de ser tan agradable, sea una oferta que no pueda rechazar.

Recomendaciones para combatir la celotipia. Número seis: pide ayuda.

Aún tengo celos, ¿qué hago? Deja que te ayudemos.

En la sección de comentarios, solicita ayuda y te regalaremos UNA sesión, pronto un psicólogo profesional te apoyará con consejos útiles.

Pero, más que nada, te recomendamos que inicies un proceso de terapia en forma para que te podamos enseñar cómo combatir tus celos, cómo ser una mejor pareja, cómo construir una relación más estable.

Invierte en un futuro emocional más agradable y comprométete contigo mismo(a).

Los costos de una psicoterapia son mucho menores que todo el sufrimiento que estás pasando y los efectos positivos de dicha inversión permanecerán contigo el resto de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *