¿Cómo hablar con las personas que vives para que respeten tus horarios de trabajo?

hablar con la familia para que respeten tus horarios fondo

Hola, hoy te diremos cómo hablar con las personas que vives para que respeten tus horarios de trabajo. Y es que esto ya te está causando muchos conflictos. Pero tu familia parece que no le importa en absoluto. Entonces, hay que solucionarlo. Vamos a darle.

Ya tienes tu horario, bien. Ya lo pegaste en un lugar visible, bien. Ya lo sigues (muy importante seguirlo).

Pero, pero… ya estás muy entrado en tu trabajo, llevas dos horas y escuchas que caminan hacia ti. Tocan a tu puerta y te piden que vayas por la despensa. Que vayas por una leche o cualquier bobería. ¡Acaso no entienden que tienes trabajo, que es importante, que no deben interrumpirte!

¿Cómo hablar con las personas que vives para que respeten tus horarios de trabajo gif

No, parece que no lo sabes y si lo saben no les importa… eso parece. ¿Qué haces, ir y callarte, decir que no, enojarte y quejarte?

Aquí te daremos los tips para que esto no te pase y que sepas qué hacer si llega a pasar.

4 tips de cómo que hablar con las personas que viven contigo para que respeten tus horarios de trabajo.

Tip 1. Respeta tu horario.

Si sigues sin tener un horario, si no lo respetas, no te servirán los demás tips.

¿Por qué?

Como te había mencionado, si tú no respetas tu propio horario, es imposible que los demás lo sigan. Entonces, antes de que te digamos cómo hablar con las personas que viven contigo para que respeten tus horarios de trabajo, HAZLO TÚ.

Las siguientes señales suelen indicar que no respetas tu horario:

  • Pones tu anuncio en tu puerta de que estás trabajando y realmente estás durmiendo
  • Vas a la cocina a cada rato
  • Se escucha que estás jugando en vez de trabajar
  • Al final del día sigues trabajando

Si los demás te ven haciendo esto o algo parecido, te van a pedir cosas “de todos modos se la pasa comiendo/jugando/durmiendo/perdiendo el tiempo.”

tú no respestas tus propios horarios de trabajo

Tip 2. Pon anuncios en tu puerta.

Ok, esto no es hablar pero también vale cómo una forma de hacerlo para que las personas que viven contigo respeten tus horarios de trabajo.

Al igual que tu horario pegado en una parte visible de tu casa, también es útil poner anuncios en tu puerta. Esto sirve para decirles a los demás no hagan ruido si estás en una videollamada o si tienes que terminar un reporte.
Estoy ocupado, favor de no molestar.
Estoy en videollamada, favor de guardar silencio.
Explica a tus familiares que la intención del anuncio es poder terminar rápido y bien con tu trabajo. Y menciónales que una vez que termines, podrás pasar un rato con ellos o dedicarte a las tareas del hogar.

Tip 3. Habla.

Menciona qué quieres que hagan (o no hagan) las personas con las que vives para que respeten tus horarios de trabajo.

A veces se nos olvida que tenemos la capacidad de hablar. Damos por sentado que los demás ya deberían saber que tengo una llamada, que tengo que entregar un proyecto, que ya me están esperando. Lo peor es que nos terminamos enojando, creemos cosas ridículas como que a nuestra familia no le importamos.

Evita que te suceda con un simple truco: Habla.

Antes de que suceda todo, habla con tu familia. Coméntales lo que vas a tener que hacer en el día. Recuérdales antes de tu videollamada. Diles qué tanto ruido pueden hacer y qué tanto no. Qué son situaciones de emergencia y cuáles no. Opina sobre lo que te gustaría comer y a qué hora.

¿Cómo hablar con las personas que viven contigo para que respeten tus horarios de trabajo? Pues diles qué esperas de ellos durante tu jornada. Qué pueden esperar de ti, en cuanto acabe. Que no porque estás en casa, no significa que no estás trabajando. Y qué si puedes colaborar con ellos, pero que será en ciertos momentos que no afecten tu trabajo.

Tip 4. Cómo NO hablar con las personas con las que vives para que respeten tus horarios de trabajo: enojado.

Imagina que en este momento llega tu pareja a reclamarte por no haber lavado los platos. Te grita, te dice que siente mucho coraje y se sale del cuarto. Bueno, así es como te ves cuando sólo llegas a reclamar.

Es muy simple, antes de que acuses y reclames, platica lo que crees que sucedió, después pregunta si así fue como pasó.

Si no fue así, ya te ahorraste un coraje.

Si realmente sucedió lo que creías, entonces di qué te molestó y que te gustaría que no volviera a pasar.

Hablar con las personas con las que vives para que respeten tus horarios de trabajo, te ayuda a ti y a tu familia.

Queremos que tengas menos fricciones con tu familia. A veces nos metemos en problemas por no dedicarle unos cuantos minutos a hacer lo necesario para que todo vaya mejor.

Aplica los pasos, platícanos lo que más se te dificultó de ellos. Igualmente, en la sección del pie de esta página esta un enlace a nuestro Facebook.

Cualquier duda que tengas, escríbela en la caja de comentarios y pronto te responderemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *