Los problemas no se arreglan solos

los problemas no se arreglan solos

Los problemas emocionales no se arreglan solos. Es necesario analizarlos, investigar qué los mantiene y elegir alguna opción para solucionarlos. Y ese trabajo lleva su tiempo.

Por ello, no te desesperes, no seas impaciente, tú y tu psicólogo van a necesitar cierto tiempo para que arreglarlos.

Si quieres saber qué pasa antes de tu primera sesión, lee la siguiente nota: https://terapiaapsicologica.com/terapia-psicologica-todo-lo-que-debes-saber-antes-de-tu-primer-sesion/

Hoy hablaremos de la importancia de ser consistente en tu terapia psicológica. Y lo que nos lleva a decir que: Los problemas no se arreglan solos.

¿Padeces ansiedad, dependencia emocional de algún tipo, depresión, mal manejo del enojo, te distraes fácilmente? ¿Eres como el Grinch (huraño) o tienes obsesiones? Quizá uses (o los que te conocen usan) otra palabra, pero igualmente describe cómo te comportas frente a la vida y esa forma de ser tomó su tiempo para conformarse.

Entonces, cuando inicias una terapia el punto es enfocarse en aprender nuevas formas no problemáticas de comportarnos, formas que arreglen problemas. Por ejemplo, por citar de manera muy laxa algunos problemas:

  • Te callas y no te defiendes. Pues hay que enseñarte a ser asertivo.
  • Tienes celos de esos que llaman «tóxicos» (por usar un mal término de moda). Pues hay que enseñarte a justificar de mejor manera tus pensamientos.

Entonces, si ponemos el énfasis en ello, aunque no te va a llevar una vida arreglarlos, sí te llevará un par de semanas al menos. Quizá un poco más. TODO va a depender de qué tan CONSISTENTE seas.

Claro que te vas a tardar más si después de que inicias tu tratamiento lo dejas a medias, si solamente vas de manera esporádica o sencillamente haces tu cita pero nunca vas. Evidentemente, así los problemas sencillamente no se van a arreglar.

Aprender a trabajar una fobia, o cualquier problema, no es hacer quesadillas.

La clave es consistencia.

Ir a terapia es ir a aprender a hacer las cosas diferentes y de manera más efectiva. Y para tener mejores resultados, necesitas ser consistente:

  • Asistir al principio de tu terapia a tus sesiones de manera semanal. Imagina que quieres aprender inglés (o casi lo que sea), pero quieres tomar clases cada 20 días, ¿cuánto tiempo crees que tardarás en aprender el idioma? Pues una «eternidad».
  • Hacer las tareas que te piden en sesión. Aunque ese punto se trata en otra nota, es claro que ir a terapia no es solamente sentarte a hablar de tus penas, hay que hacer cosas, los ejercicios que te platee tu psicólogo y poner en práctica lo aprendido.
  • No dejar tu tratamiento cuando empiezas a sentirte diferente pero no has aprendido todo lo que necesitas. Es común que la gente deje su terapia cuando su ansiedad o malestar se reduce, pero muchas veces eso pasa sencillamente porque las emociones no son eternas. El problema es que se van sin aprender a desarrollar estrategias que les permitan enfrentar ese u otro problema personal, que bien se pudo atender en las sesiones.

El proceso de la psicoterapia arregla problemas, pero si no lo acabamos no podemos esperar milagros.

Entonces, ¿quieres sentirte mejor? Se consistente: ve a tus sesiones, haz tus tareas, pregunta si tienes dudas, pon en practica lo aprendido y así, más pronto de lo que crees, estarás dado de alta. 

Por ello decimos que los problemas no se arreglan solos.

Ahora que ya sabes de qué depende un proceso efectivo de psicoterapia, deja que te acompañemos a sentirte bien.

Mándanos un mensaje para agendar tu cita, pulsa el botón de abajo y te va a dirigir a nuestros whatsapp para que inicies tu proceso de psicoterapia.

Un comentario sobre “Los problemas no se arreglan solos

  1. Pingback: Te has preguntado ¿qué te corresponde como paciente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *